Prince Royce



Puntos de vistas
15 de julio de 2012

Prince Royce
Iranna Flaviá Luciano
Geoffrey Prince Royce, mejor conocido como Prince Royce, nació en el Bronx en 1989.
Hijo de padres santiagueros que emigraron a New York en busca del sueño americano. 
Con tan sólo 23 años, Royce ha logrado conquistar millones de personas con letras y
ritmos de bachata fusionada, jamás pensado en el pasado.  
A pesar de las vicisitudes y precariedades que tuvo durante su infancia antes de su
llegada a la fama, contarlo no le quita el sueño.
Recientemente pude verlo en el Concierto para las Américas, que celebró la embajada de
Estados Unidos con motivo a la independencia de esa nación.   El embajador estadounidense
en el país, Raúl Yzaguirre, le entregó un reconocimiento por su trayectoria. 
Al pisar el escenario del Teatro Nacional el público lo ovacionaba y él, emocionado, sólo
respondía con orgullo por ser dominicano. 
El que dice sentirse 100% dominicano agradecía también a los Estados Unidos por apoyarlo
para que su carrera fuera hoy una realidad. 
El incondicional, como se llama en una de sus canciones, se encuentra sorprendido por la
aceptación que han tenido los temas que compone. 
Lo que si es sorpresa, para los que creen que hablar de amor, de aceptación y de perdón,
es que escribir con el corazón y sanas intenciones si vende. 
No entiendo qué logran aquellos que siguen a aquel que escribe canciones llamando a la
autodestrucción y al irrespeto. 
Al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, siempre lo he visto como un
referente para el mundo y, si de gustos se trata, Royce ocupa un lugar privilegiado en sus
actos festivos. 
El carisma no se crea. Sólo influye el que puede, y cuando amas de verdad todo
viene por atracción.

Como dominicanos debemos creer en aquel que sabe demostrar un amor real a nuestro
bello país. 
Que grato es saber que nuestra dominicanidad es querida y embajadora en aquellos labios que,
pudiendo haber visto mucho más, nos prefiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada